Vamos con China (III)

Hola a todos, vamos hoy con otro aspecto a tener en cuenta sobre el fenómeno chino.

Decíamos en la entrada anterior que a largo plazo China tendrá que afrontar una gran cantidad de cambios estructurales de amplio calado para llegar a convertirse en una verdadera potencia mundial. También hablábamos de los plazos necesarios para conseguirlo, que en gran medida dependen de la predisposición del gobierno chino para hacer una transición ordenada hacia un sistema de libertades.

Etnia

Mujeres chinas musulmanas

Sin embargo, esta sucesión de acontecimientos solo contempla una perspectiva interna: Las transformaciones económicas, sociales y legales hacia un régimen de libertades, aun yendo como la seda, toman su tiempo (téngase en cuenta que al ser China un país comunista, ni siquiera aspectos fundamentales como la propiedad privada, o los derechos fundamentales de la persona están mínimamente desarrollados) ya que por el camino necesariamente habrán de pisar algunos callos de las elites que ostentan los privilegios. Dependiendo de la reacción de estas elites, se pueden producir escenarios que van desde una transición ordenada si transigen, hasta una guerra civil si se resisten.

Pero en todo este devenir interno no hemos tenido en cuenta la perspectiva externa: Sigue leyendo

Anuncios

Vamos con China (II)

Hola a todos, hoy abordaremos el problema Chino en una dimensión más global: El largo plazo.

Este punto es mucho más interesante y desde luego, de mayor calado. Estamos acostumbrados a ver, oir y leer en los medios que China será la primera potencia del mundo en 20, 30, 40 o 50 años.  Puede que lo sea en términos de PIB, pero no nos engañemos, las magnitudes realmente relevantes para un relevo efectivo en el manejo de las riendas del mundo vienen idefectiblemente aparejadas al bienestar de la población: PIB per capita e Índice de desarrollo humano (IDH).

Revolución

Las estructuras de la sociedad china son todavía las de una sociedad fisiocrática del siglo XVIII, si es que no son directamente feudales. Todavía se tienen que producir en ese país todos los cambios sociales que experimentaron los países ricos con la revolución industrial y social, y las subidas continuadas de Sigue leyendo