Por qué los economistas nunca aciertan… o eso dicen

Bienvenidos sean todos tras el parentesis de verano.

En las últimas décadas se ha convertido casi en deporte nacional en los corrillos patrios chotearse de las previsiones de los economistas. No aciertan ni de casualidad.

Y tras las risas pertinentes de los parroquianos, alguien vuelve a contar por enésima vez el chiste del economista: ¿Qué es un economista? Una persona que te explica por qué no pasó, lo que dijo que iba a pasar, después de haber pasado.

No deja de tener cierta gracia el juego de palabras, aunque, a diferencia de otros chistes, la definición se ciñe exactamente a la realidad.

Para entender por qué sucede este fenómeno Sigue leyendo

Anuncios