9 Maneras de defenderse de la negatividad y de los quejicas

El cerebro humano no distingue entre realidad y ficción, así que si alguien oye o lee una cosa negativa, le afectará de igual manera que si lo sufriera realmente. Un estudio publicado en Behavioural Brain Research llega  a la conclusión de que palabras negativas pueden estimular partes de nuestro cerebro asociadas a la percepción y a funcionalidades cognitivas.

Annie Murphy Paul escribe en The New York Times: “Lo que los científicos han descubierto en los últimos años es que las conversaciones activan otras muchas partes de nuestro cerebro también, sugiriendo por qué la experiencia de leer se puede sentir tan real. Palabras como “lavanda”, “canela” y “jabón”, por ejemplo, provocan una respuesta no solo de las áreas de procesamiento del lenguaje de nuestros cerebros, sino también de aquellas que tienen que ver con los olores”.

Ya que nuestro cerebro no puede distinguir entre vida real y vida imaginaria, es mejor limitar su exposición a la negatividad distanciándose de la gente que produce esa negativadad: los quejicas.

En su nuevo libro Three Simple Steps: A Map to Success in Business and Life, Trevor Blake establece nueve maneras de defenderse de los quejicas:

1. Se auto-consciente: “Cuando notes que vas a emitir una queja, por trivial que sea, detente. No puedes borrar el pensamiento, pero puedes reflexionar sobre el mismo antes de decirlo en voz alta. Así que en vez de decir, “Oh, que chulo, aunque ni de coña me lo puedo permitir”, debieras decir, “Combinará muy bien con mis pantalones negros el día que lo pueda comprar”.

2. Redirige la conversación: “Cuando te veas involucrado en una conversación negativa con un quejica, abandonarás agotado. En vez de eso, toma el control de la dirección que está tomando el diálogo”

3. Anula un pensamiento negativo con una imagen positiva: “Si un pensamiento negativo surge en tu mente, concebe inmediatamente una imagen diferente. Es el proceso de “neurogenesis” – crear nuevas vías en tu cerebro que lleven a comportammientos positivos. Si miras por la ventana y ves lluvia y viento, y piensas para tí, “vaya mierda de día”, imagina rápidamente una imagen placentera, por ejemplo, un día soleado en la playa con una ligera brisa tropical”.

4. No trates de convencer a otros. “Si te encuentras atrapado en un grupo tóxico de quejicas en una reunión o un evento social, simplemente opta por el silecio. Has que sus palabras reboten contra “tu escudo de fuerza” sin darles opción a que penetren en tu mente al tiempo que piensas en algo placentero. Si tratas de detenerlos, puedes acabar perdiendo los papeles y convirtiéndote en el blanco de sus palabras”.

5. Marca las distancias cuando te sea posible: “Cuando la gente de tu alrededor comience a criticar a alguien o a algo y tengas la posibilidad de escapar, excusate y tomate un respiero en algún lugar tranquilo – preferiblemente fuera al aire fresco. Piensa en algo placentero antes de volver. Hay que tomarse esto en serio, porque la gente negativa te lanzará a las arenas movedizas”.

6. Desarrolla un “escudo mental” invisible: “Imagina que un escudo transparente como el cristal de energía positiva envuelve tu cuerpo. Puedes ver perfectamente a través de él pero te protege de las palabras y sentimientos negativos de otros. Esta técnica la utilizan los deportistas profesionales para desviar la energía negativa de una muchedumbre hostil”.

7. Crea un sitio mental donde refugiarte: “uno especial en tu imaginación. Visualiza un ambiente tranquilo, digamos un camino soleado próximo a un riachuelo junto al prado, o un bote en un lago. Cuando te encuentres a alguien rajando, puedes aparentar que estas escuchando atentamente mientras distraes tu mente con una visita a tu idílico lugar”.

8. Traslada la responsabilidad: “En ocasiones, cuando estas literalmente contra la pared mientras alguien despotrica sobre todas las injusticias que se han cometido con él, devuelveles la responsabilidad diciendo: “Ya, y ¿qué pretendes hacer al respecto?” En la mayoría de los casos, los quejicas no quieren una solución ni quieren comprensión. Solo pretenden desahogarse, y esta táctica los detendrá en seco”.

9. Perdona tus deslices. “Todo el mundo se queja alguna vez. Tu equipo favorito pierde, tu ordenador se muere, las fechas tope se amontonan. Es humano desahogarse de vez en cuando. No seas duro contigo mismo después de sufrir uno de estos deslices de victimismo o queja, y borrón y cuenta nueva. A medida que disminuyas la frencuencia de tus quejas más tiempo pasará entre episodios de negatividad. Es como volver a reprogramar la configuración del cerebro”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s