MBWA – Management by Walking Around

No me puedo resistir hoy a traer este palabro, pescado del mar de “protoanglicismos” que nos inundan hoy en día. También tiene otra variante (menos afortuanda entre los cazadores de palabrejas) denominada Management by Wandering About.

Se denomina así a un estilo de dirección que tiene alguna de estas características:

– En la agenda del directivo se reserva tiempo para deambular por sus departamentos y entablar conversaciones con el personal adscrito a los mismos (Normalmente el MBWA se combina con una política de puertas del despacho abiertas).

– Creación por parte del personal de redes informales a traves de los distintos departamentos.

– Facilitar la conversación en pasillos, después del café o durante y después de las comidas.

– Directivos fuera de sus despachos entablando conversaciones con las personas. La idea subyacente consiste en que los empleados deben ser conscientes de los problemas y del estado de la empresa de primera mano. Al mismo tiempo se pretende que el directivo perciba las dificultades y traslade posibles maneras de solucionar problemas enquistados. La comunicación debe fluir en ambos sentidos.

Uno de los grandes beneficios de este estilo de dirección lo apuntó en su libro Edards Deming, diciendo que si el directivo espera que la gente vaya a él solo detectará problemas menores. Los grandes problemas están donde la gente menos se espera.

La gran dificultad del MBWA radica en que el personal siempre malicia que todo es una excusa de la dirección para espiarlos e intervenir en asuntos que no son de su incumbencia. Estas sospechas suelen diluirse si los paseos se hacen de manera rutinaria y si todos pueden vislumbrar sus beneficios.

El MBWA se ha encontrado particularmente útil cuando la organización atraviesa una época de gran stress, por ejemplo cuando se anuncia una reestructuración o la compra por parte de otra compañía. Sin embargo, no debe comenzar a utilizarse cuando la situación de estrés se ha instalado, pues en ese caso, empeorará las cosas.

Con la llegada del nuevo siglo y las nuevas tecnologías, la práctica de este sistema es mucho más accesible, pues los directivos pueden atender a sus equipos sin perder de vista el estado de las cosas del negocio. En tiempos pretéritos, era mucho más complicado, y los directivos tendían a encerrarse en sus despachos, interponiendo dos barreras inexpugnables: la puerta y la secretaria (Véase la película “Como eliminar a su Jefe”.


El MBWA se populariza en HP de la mano de Bill Hewlett y Bill Packard, siendo copiado posteriormente por otras muchas compañías, y alabado por gurús como Tom Peters, que lo puso de ejemplo de dirección  por liderazgo y excelencia y que puso tres condiciones para que semejante estilo de dirección se diera:

– Lo directivos deben oir lo que la gente tenga que decirles.

– Ya que están, deben aprovechar para transmitir cara a cara los valores de la compañía.

– Y deben estar siempre preparados para ofrecer ayuda inmediata a quien se lo solicite.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s