Siete ideas para conseguir que un producto sea único

Estamos en la era postindustrial, todo el mundo lo sabe. Vender hoy un producto es más difícil que nunca. Antes, con una política de marketing enfocada y bien dirigida se podía vender hasta el producto más vulgar. Eso se ha acabado. En los tiempos que corren es necesario crear productos singulares, que destaquen.

Seth Godin lo define en su libro Purple Cow: Transform Your Business by Being Remarkable como “algo que merezca la pena comentar, algo excepcional, nuevo, interesante, como una Vaca Púrpura”. Las cosas aburridas, una vaca marrón, son invisibles. Hoy en día ni siquiera es suficiente “ser muy bueno”, porque los estándares de calidad se han generalizado y ya no son algo por lo que destacar.

Veamos 7 maneras de hacer singular un producto o servicio y espero que os sirvan de inspiración:

1. Genera demanda haciendo que tu producto sea un “muy”: super rápido o super lento, muy exclusivo o muy barato, muy grande o muy pequeño. Walmart es un ejemplo exitoso de “muy”. Hay que buscar los límites y escoger cual es el más orientado a los resultados deseados.

2. Apostar por lo seguro es la estrategia más arriesgada: en un mercado saturado ser más de lo mismo es un grave error. No destacar es lo mismo que ser invisible…. otra vaca marrón.

3. Cuando esté claro que la concepción del producto no va a funcionar, asumir pérdidas y a otra cosa mariposa: Cuando el producto empieza a dejar de ser singular y no somos capaces de reconvertirlo para que vuelva a ser singular para los consumidores, es hora de asumir que fue bonito mientras duró. En vez de seguir invirtiendo recursos en un producto moribundo, coge los beneficios y reinviértelos en algo nuevo y singular.

4. En vez de centrar los esfuerzos en vender a las masas (mass marketing), enfocarse en captar a los “sneezers”, término novedoso que define a aquel grupo de consumidores pioneros y fans del producto que se dedican a divulgar la “buena nueva” o bondades del mismo en las redes sociales.

5. Con el tiempo, los sneezers obrarán el milagro y la concepción de producto irá inoculándose progresivamente entre las masas, como una mancha de aceite.

6. Es más fácil ser “singular” durante una crisis económica, porque todo el mundo está temeroso de hacer experimentos: si los productos exitosos son los que destacan, y la mayoría de los agentes deciden no destacar, estamos en línea de lanzamiento. En tiempos de crisis los mercados son turbulentos y la gente está más que nunca dispuesta a cambiar de marcas e incluso de patrones de consumo.

7. Una vez que tienes un producto exitoso, es hora de lanzar otro producto “singular” y que siga girando la noria: Palm, Yahoo!, AOL, Marriott, Marvel Comics and Maxwell House son ejemplos de compañías que fabricaron una “singularidad”, construyeron un imperio a su costa, y luego no fueron capaces de arriesgarse otra vez.

Maxwell House optó por la seguridad de su modelo antes de que apareciera la plaga “Starbucks” y suerte que ahí siguen una década después. Si ya tienes tu público, hay que volver a hacerlo, hay que volver a buscar el producto singular, pero es preciso recordar que lo que fue “singular” la última vez, no lo volverá a ser ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s