Siete Maneras de Motivar a tu Equipo

El marketing y la dirección estratégica son dos políticas absolutamente necesarias para que una empresa adquiera relevancia, pero hay un elemento esencial para llegar al éxito: Empleados motivados. Incluso los trabajadores más motivados necesitan una caricia de vez en cuando.

Las tres claves esenciales de motivación y retribución de los trabajadores consisten básicamente en demostrarles aprecio, respeto y, por qué no, un poco de cariño. Si se sienten parte de la compañía, su lealtad los animará a convertirse en modelo para los otros empleados por propia iniciativa. Hablarán bien de la empresa incluso fuera del horario de trabajo. En poco tiempo, todo el mundo empezará a hablar de lo estupenda que es la compañía, pero primero los trabajadores tendrán que tener la impresión de que su trabajo importa.

– Preséntate personalmente a tus trabajadores: La primera impresión es la que queda. En el lugar de trabajo la primera impresión es esencial para ayudar a los trabajadores a descubrir su rol en la compañía. Conecta con ellos en el primer encuentro, pregúntales por sus intereses, sus hobbies o sus planes para el fin de semana. Ellos sentirán que están siendo tratados como personas y no como un número. Este será el primer paso de una lealtad duradera.

– Asegúrate de que sientan que sus habilidades profesionales son necesarias: Incluso con la tarea más insignificante, los trabajadores necesitan sentir que lo que están haciendo es valioso para la empresa. Si esto no es así, acaban entrando en la rutina y en la despreocupación por el producto. Los trabajadores necesitan saber que otros dependen de su trabajo para llevar a buen término el producto final.

– Haz que sientan la empresa como suya: Mientras más ligados están los trabajadores con la empresa, más duro trabajarán por ella. Involúcralos preguntándoles por su opinión sobre la planificación o los procesos de decisión. De esta forma, se sentirán responsables y en cierta manera partícipes de la organización.

– Trata a cada uno de manera diferente: No alabes o critiques a todos de la misma manera. Los trabajadores son personas no expedientes. De esta manera, cada cosa que digas, en cuanto que está personalizada, será tomada mucho más en serio

– Céntrate en sus fortalezas: Todos tienen potenciales y habilidades que pueden beneficiar a la empresa. Céntrate en ellas y deja un poco de lado sus debilidades, sobre todo si no afectan a su trabajo.

– Apoya su iniciativa a asumir riesgos: los miembros de nuestros equipos necesitan saber que si comenten un error, no pasará nada. Si una compañía quiere crecer, se deben afrontar oportunidades y riesgos en su nombre. Sin esta seguridad, los trabajadores estarán siempre temerosos de asumir riesgos, ya que es mejor ser un mediocre que un echado “palante” que cometió un error.

– Deja tu puerta abierta: Si te escondes todo el día detrás de la puerta cerrada de tu despacho ningún trabajador sentirá motivado para ir en tu busca cuando te necesite. Involúcrate dejando tu puerta abierta como una invitación a tu accesibilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s